De acuerdo con el Instituto de la Empresa Familiar, una empresa familiar es el tipo de compañía con más presencia en España. Lo demuestran los datos, el 89% sobre el total de las empresas en España son familiares.

Además, son modelos de negocio que crean riqueza incluso en tiempos difíciles. No obstante, en la actualidad crean el 67% del empleo privado, con un total de más de 6,58 millones de puestos de trabajo y son responsables del 57,1 del PIB del sector privado.

Su relevancia traspasa fronteras siendo las empresas familiares las organizaciones con más volumen de facturación y creación de empleo a nivel global. Se estima en la Unión Europea, hay 17 millones de empresas que son familiares y que generan 100 millones de empleos.

¿Cuáles son los factores clave para el éxito de este modelo de empresa?

A pesar de los tiempos que corren, de la agilidad que caracteriza al mercado, y de la competitividad existente, las empresas familiares han demostrado fortalezas que deben ser una referencia para el resto de modelos de negocio. A continuación, desgranamos algunas.

La planificación de la sucesión, es uno de los aspectos a tener en cuenta, garantizar la correcta transmisión de la empresa a la siguiente generación, es poseer visión a largo plazo y de esta manera, garantizar la continuidad del negocio.

Adoptar un consejo externo, tiene la ventaja de incorporar una visión experta y neutral para ayudar en la planificación de la empresa y asegurar su continuidad.

Mantener un espíritu emprendedor, es decir, implementar una cultura corporativa basada en los resultados  y la confianza, que se adapte a los cambios, que sea dinámica. Saber adaptarse a las posibles crisis y contar con las herramientas necesarias para reaccionar en tiempo y forma.

Las tomas de decisiones no deben retrasarse, contar  con un directorio competitivo y eficiente para tomar rápidamente decisiones en momentos cruciales, es clave para avanzar hacia el crecimiento de la compañía.

Si hablamos de inversiones, reinvertir en la propia empresa, resulta ser beneficioso para su crecimiento, reinvertir los beneficios y destinarlos a nuevos proyectos, a innovación y digitalización en lugar de simplemente repartir dividendos.

Contar con un socio o partner para no aislarse, cuando necesitemos afrontar con éxito nuevos proyectos, como la entrada en mercados nuevos o el lanzamiento de un producto, la empresa debe estar abierta a colaborar con otras empresas o entidades.

La modernización es otro factor clave en una empresa familiar, saber adaptarse a los tiempos actuales y estar preparados, contar con las herramientas necesarias para afrontar dichos cambios es fundamental. Apoyarse en las nuevas tecnologías y estar al corriente de las tendencias, dará agilidad al desarrollo de tu negocio.

Contar con una estructura formal, es decir, definir cargos. El hecho de que sea una empresa familiar, no significa que todos se hacen cargo de todo. Se deben analizar las habilidades o skills de cada miembro y definir un cargo que sea adecuado para cada uno. La empresa familiar debe contar con un organigrama formal.

Profesionaliza tu empresa, si aún no lo has hecho, crea políticas, estructuras y sistemas dentro de tu empresa familiar. Es importante  que la persona responsable de la organización, cuente con los conocimientos necesarios en el sector en el cual se desempeñará.

Busca talentos externos, para el funcionamiento de la compañía es aconsejable buscar recursos humanos fuera del ámbito familiar, personas que sean capaces de desenvolverse de manera exitosa en el puesto asignado. Recuerda que rodearse de personas profesionales y que cuenten con los conocimientos adecuados para cada perfil, es una pieza fundamental para que tu empresa familiar sea exitosa.

No perdamos de vista, desarrollar una metodología de planificación que sea estratégica junto  con un sistema de seguimiento y evaluación de objetivos.

La capacidad para reinventarse pero sin perder de vista la gama de productos o servicios que se ofrecen, es otra premisa para triunfar. Será saludable evitar endeudarse  para ampliar o modernizar la empresa.

En un mundo tan ágil y en constante cambio,  es necesario contar con la flexibilidad adecuada para permanecer y  lograr los objetivos propuestos. Una empresa familiar tiene que saber  reinventarse  varias veces a lo largo de su historia. La innovación es una característica de las empresas familiares con más longevidad, estamos convencidos que con la mejora continua, es posible seguir sumando trayectoria y años a tu empresa. Asimismo, es necesario invertir en desarrollo e investigación  con el fin de abrirse hacia nuevas áreas de negocios.

En ETL acompañamos a las Pequeñas y Medianas empresas a través de planes estratégicos que les ayuden a gestionar sus negocios y mantenerse competitivos. Si necesitas asesoramiento para tu empresa familiar, no dudes en contactarnos.

LLÁMAME
+
¡Llámame!